1. Home
  2. »
  3. Industria
  4. »
  5. Defienden a industria automotriz de nuevo crédito fiscal

Defienden a industria automotriz de nuevo crédito fiscal

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

En el marco de la conferencia de prensa sobre la propuesta de incentivos fiscales discriminatorios a las importaciones de autos eléctricos de Estados Unidos, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo, defendió la industria automotriz.

Ante Jaime Guerra, presidente de la AMSDE, y secretario económico de Coahuila, y a todos los secretarios y secretarias de Desarrollo Económico de cada uno de los estados: de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Puebla, Morelos y Nuevo León.

“Creo que el hecho que hoy estemos aquí de manera virtual habla de la importancia que se tiene para este tema que hoy nos atañe y que nos llama a defender -desde los espacios de cada uno de nosotros y de nosotras- a la industria automotriz de nuestro país”, citó Clouthier Carrillo.

Afirmó que hay coincidencias más allá de los espacios, las posturas y lo que sea políticamente, “tenemos un propósito muy grande aquí con nosotros, y que, como dije, es defender a nuestra industria automotriz, que representa cerca del 4% del PIB y más del 25% de nuestras exportaciones, y de forma directa un millón de empleos”.

La funcionaria aseveró que la Secretaría de Economía tiene serias preocupaciones por la posibilidad de que el Congreso de Estados Unidos apruebe un nuevo crédito fiscal para vehículos eléctricos como parte de la iniciativa de ley Build Back Better Act, que se aprobó el 19 de noviembre pasado en la Cámara de Representantes y que ahora está a consideración en el Senado.

En su redacción actual, dijo, esta iniciativa es inconsistente con las obligaciones de Estados Unidos en el T-MEC y con los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio. Además, va en contra del espíritu de la integración productiva de Norteamérica, que busca no solamente el Tratado, sino que acaba de ser reafirmado en la Cumbre de Líderes de Norteamérica hace algunos días por el presidente Biden, el primer ministro Trudeau y el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dicha iniciativa contiene una propuesta para otorgar un monto de crédito fiscal que puede llegar hasta los 12,500 dólares para vehículos eléctricos ensamblados en Estados Unidos y que cumplan con criterios de contenido doméstico mínimo. Adicionalmente, 500 dólares más para las baterías realizadas en ese mismo país.

También establece que a partir del 2027 sólo los vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos podrán ser elegibles para acceder a cualquiera de los montos del crédito fiscal, tanto los que actualmente existen y que aplican para todos los vehículos eléctricos sin importar donde se fabriquen, como lo propuesto en la iniciativa.

En este sentido, esta propuesta es discriminatoria o sería discriminatoria de las exportaciones mexicanas de vehículos eléctricos y las pondría en desventaja ante los vehículos producidos en Estados Unidos. Un tema que de entrada contraviene el propósito mismo del T-MEC.

“Adicionalmente, consideramos que esta propuesta de crédito fiscal reduciría la competitividad del sector automotriz de América del Norte frente a otras regiones del mundo e iría en sentido opuesto a los esfuerzos que hemos venido realizando con el gobierno de Estados Unidos no solamente para fortalecer las cadenas regionales de suministro, a través del Diálogo Económico de Alto Nivel, sino también en detrimento de la política migratoria que han estado manejando”, asumió.

En la reunión virtual, externó que actualmente México está dando un seguimiento puntual a esta iniciativa y se han hecho diversos llamados al Congreso de Estados Unidos y a la contraparte de la Administración Biden-Harris señalando que la propuesta es violatoria de los compromisos firmados en el T-MEC y en la Organización Mundial del Comercio.

Abundó que el Congreso mexicano y la Embajada de México en Estados Unidos también han instado al Congreso de ese país a que adecúe su propuesta de manera que ésta no sea violatoria a los compromisos que existen.

“Las afectaciones a nuestras exportaciones de autos tendrían un impacto muy grande en el sector altamente generador de empleo, ya que esta industria genera, como dije hace rato, más de un millón de empleos y afectaría incluso o podría incluso generar presiones migratorias adicionales”, sostuvo.

Y a la vez recalcó que en caso de que la propuesta se apruebe y se instrumenten dichos créditos fiscales por parte de Estados Unidos, México recurrirá a instrumentos legales a su disposición para hacer valer sus derechos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas